20 sept. 2015

EL OTOÑO: TRABAJO INTERIOR.


El 23 de septiembre, se inicia el otoño. Los frutos caen de los árboles y las semillas son seleccionadas para ser consumidas o conservadas y volver a ser sembradas más tarde con el fin de que el ciclo vuelva a empezar.

Este trabajo de separación y de selección que se realiza en la naturaleza, no ataña únicamente a la vegetación,  también afecta al ser humano, a su destino. De igual modo que el fruto se separa del árbol  y el hueso o la pepita del fruto, el alma un día se separa del cuerpo. El cuerpo es la envoltura del alma, y el alma es la semilla que está sembrada en nosotros pero que viene del espíritu. Estamos aquí para permitir que esta semilla crezca y madure en nosotros  hasta el  día en que de fruto. En el momento en que el fruto del hombre esté maduro, no volveremos a caer en la Tierra.


La Naturaleza nos muestra constantemente sus lecciones ocultas, bastaría observar atentamente para aprender y comprender su sabiduría. Cada vez que extraemos una almendra, nuez, una castaña de su cáscara, sabemos que la Madre Naturaleza, al tiempo que alimenta nuestro cuerpo físico, nos está mostrando otra sabia y profunda lección. Ahora cuando caminemos por el campo y la montaña y encontremos estos deliciosos frutos  debemos recordar su paralelismo con el trabajo interno a realizar: desnudar al alma de todas las circunstancias temporales, de la personalidad a veces demasiado 
identificada por el mundo que nos rodea.


El otoño nos invita de nuevo al recogimiento tras haber correteado por los caminos, tras haber vivido unos meses de expansión, bañados de luz y alegría.

La luz y la oscuridad  nos citan estos días. La luz es nuestro destino, pero la travesía por la oscuridad, por los senderos plagados de zarzas en fruto, de castañas y sus pinchos…, será imprescindible. Será preciso ser arañados en la profundidad del bosque, explorar nuestra oscuridad interior, para después saber qué es lo que ha de iluminar el foco de luz y de amor del que también somos portadores.

Me dedicó a acompañar a las personas que están haciendo esta travesía, profundizando en sus bosques interiores, explorando su oscuridad hasta alcanzar esa piedra preciosa y brillante que habita en el interior de todos los seres humanos. Para facilitar este trabajo o utilizo entre otros muchos, el conocimiento antiquísimo que desvela  EL ÁRBOL DE LA VIDA CABALISTA, uniéndolo a un enfoque más moderno como es el COACHING. Realizo e interpreto Cartas Natales Cabalistas Personalizas.


Este estudio puede ayudarte a enfocar de una manera clara cual es el trabajo interior que tienes que realizar, y te ayudará a comprender tu  misión de alma, lo que te dará una comprensión profunda del sentido de tus experiencias y vivencias. El estudio también muestra el enfoque psicológico de tu personalidad y de los aprendizajes asociados a la misma.

Si sientes que esto te puede ayudar, puedes ponerte en contacto conmigo a través el correo electrónico solicitando  realizar un Estudio Natal Cabalista Personalizo.

 Lourdes Morales Mesa
Professional Certified Coach-PCC
Personal, Executive & Leadership Coaching
Consultora Cabalista


"Yo no puedo enseñaros nada, sólo puedo ayudaros a encontrar el conocimiento en vosotros mismos, lo cual es mucho mejor que traspasaros mi poca sabiduría."
Sócrates

No hay comentarios:

Publicar un comentario