7 jul. 2016

NO ES LO MISMO SENTIRSE ILUMINADO QUE ESTAR ILUMINADO



Nos cuentan que estamos viviendo el final de una Era conocida como el Kali-Yuga, que traducido del sánscrito significa Edad de la Confusión y del Conflicto. Este tiempo comenzó en el 3102 a.C. después de la gran batalla del Mahabharata y es conocido como la Edad de la Oscuridad. Sin embargo, con lo horrendo, terrible y aburrido que es el Kali-Yuga, es de hecho una vía rápida para la comprensión de Dios.

“Algunos alcanzarán la sabiduría en un breve lapso, ya que los méritos adquiridos en un años de Tretra-Yuga puede ser obtenido en un día en la Edad de Kali-Yuga”.   Shiva Purana

En los textos sánscritos como el Linga Purana o el Vishnu Purana se mencionan algunos síntomas de esta época:

·         Los ladrones se convertirán en reyes, y los reyes serán los ladrones.
·     Los gobernantes confiscarán la propiedad y la usarán mal. Ellos dejarán de proteger a la gente.
·         Habrá muchas personas desplazadas, vagando de un país a otro.
·         Los fetos serán asesinados en los vientres de sus madres.
·         La gente preferirá elegir ideas falsas.
·         Nadie será capaz de confiar en alguien más.
·         La gente será envidiosa.
·    Gente sufriendo de hambre y miedo buscará protección en refugios subterráneos.
·         Las muchachas jóvenes harán comercio con su virginidad.
·        
¿Os suenan los síntomas?
Pues fueron escritos hace más de 4.000 años en Los Vedas.

Estamos viviendo la mayor separación que un Ser puede experimentar de su Origen. Y aunque estamos acostumbrados ya que es lo que siempre hemos experimentado, es muy duro y difícil. A su vez, es una oportunidad magnifica de dar un gran salto de conciencia.

”Bienaventurados los hijos del Kali Yuga; como a ellos nada se les ha dado, nada les será exigido”. Texto tántrico



Así que como Humanidad estamos en un momento ascendente y acercándonos a un nuevo renacimiento, una nueva Edad Dorada llamada en sánscrito Satya-Yuga, época de la Verdad.

Por esta razón en nuestros días numerosas personas sentimos el deseo o  la necesidad de seguir un camino espiritual, meditar, cuidar el espíritu, hablar del Amor, de la Paz, de cómo hacer un mundo mejor, etc… Todo en pos de ir ganando más y más terreno para ir alcanzando la lucidez absoluta, la sabiduría más elevada o la llamada iluminación (aunque sabemos que no es fruto de una sola vida terrenal, sino de la suma del trabajo realizado en muchas vidas). Y sin embargo, a veces me cruzo con personas que cuando cuentan sus experiencias me hacen preguntarme si muchos de ellos saben muy bien lo que buscan y en otras ocasiones siento que para algunos no es más que una nueva moda para sentirse un poquito más especiales que el vecino. 


Realmente trabajando en ello tenemos la posibilidad de alcanzar estados de conciencia más elevados y una lucidez creciente en nuestra evolución personal. Pero el objeto de este comentario son los pseudo-iluminados, personas que creen estar "iluminadas", cuando la observación desde el exterior es que se trata personas con neurosis de soberbia.


Ante lo cual me pregunto… ¿Es lo mismo sentirse iluminado que estar iluminado?

Claramente no. Diferentes sabios, a lo largo de la historia, han señalado los peligros del camino espiritual y muy especialmente el riesgo de la soberbia. Las personas más avanzadas en este camino nos previenen siempre para que evitemos caer en este peligro.

¿Y no es soberbia pretender que es uno mismo, él solito, el que sabe su grado de iluminación?

¿Cómo podemos evaluar el estado de lucidez de las personas que dicen estar iluminadas? 

Para tener un criterio objetivo de validación de diferentes estados de conciencia, tengo en cuenta el modelo de Ken Wilber de los cuatro cuadrantes.


Hay cuatro perspectivas desde las que conocer la realidad:


1-    La primera de ellas sería la dimensión subjetiva individual. Lo que alguien tiene en su interior y que sólo puede ver él mismo.
El cuadrante superior izquierdo se refiere a lo “interior” de la individualidad. El criterio de validez para este cuadrante es LA VERACIDAD.
En esta fase subjetiva individual, la persona se sentirá de una forma especial, diferente a la habitual. También se sentiría bien internamente, con equilibrio, paz, armonía, salvo si sufre algún periodo de crisis naturales en este proceso de despertar.
Sin embargo, si se siente malhumorado, irritable, es cínico o desprecia a muchas personas, dudo mucho de que dicha iluminación sea real... Y si necesita contarle a todo el mundo que está en un camino para iluminarse o que ya está iluminado, podemos asegurar, casi con total certeza que la luz se le ha quedado lejos... A esto se le puede llamar egocentrismo, narcisismo o incluso megalomanía (es una condición psicopatológica caracterizada por fantasías delirantes de poder, relevancia, omnipotencia y por una henchida autoestima, sentirse especial a los demás), pero nada de esto se da precisamente en las personas iluminadas de verdad...
“No se trata de saber si el mapa coincide con el territorio sino verificar la fiabilidad del cartógrafo”.

2-    La segunda es la dimensión objetiva individual. Lo que es observable por cualquiera, desde el exterior.
Este cuadrante superior derecho su criterio de validad se corresponde con LA VERDAD.
En esta fase será en la que por parte de cualquier observador imparcial se comprobara que esa persona, tiene una actitud nueva, más positiva y realista ante la realidad.
El “territorio” debe coincidir con el “mapa”.

3-    La tercera la dimensión subjetiva colectiva externa. Lo que se ve desde dentro de un grupo por sus miembros.
Este enfoque considera la forma en que la comprensión mutua permite la relación entre los sujetos. El criterio de validez será COMUNITARIO Y NORMATIVO EN RELACIÓN A LA JUSTICIA.
Se supone que sus relaciones tendrían que ser armónicas con las personas, no de dominación, manipulación, ni sumisión. Se supone también que sería alguien que no va generando sufrimiento y malestar en otros y que  tiene actitudes leales, adecuadas y empáticas ante sus semejantes.

4-    La cuarta la dimensión exterior objetiva. Lo que se ve desde fuera, en un grupo por parte de cualquier observador.
Aquí apunta a la sociedad donde estamos inmersos y la prueba de validez es EL AJUSTE FUNCIONAL que se relaciona con el sistema total.
¿Es alguien que tiene la capacidad de reinventarse en su vida? ¿Es alguien que sabe manejarse con las finanzas y en el mundo material? ¿Sabe compartir? Etc…



Así que tenemos que lo primero que nos lleva a este “despertar” es un fenómeno que denominamos “darse cuenta” y que se produce gracias a la facultad de la conciencia de llegar a ser consciente.

Dependiendo de la naturaleza que “veamos”, experimentaremos un efecto mayor o menor en nosotros, en nuestra identidad, en nuestra estructura psicológica, en nuestra gestión emocional. Darse cuenta de programaciones emocionales que limitan nuestra vida, tiene un efecto transformador muy profundo cuando los traemos a la consciencia y los elaboramos para deshacernos de ellas.

Resumiendo, la conciencia tiene la facultad de volvernos conscientes, y dependiendo de la naturaleza de lo que vamos despertando, esto tendrá un impacto mayor o menor en la transformación interior de cada uno.

En ocasiones aquello de lo que podríamos ser conscientes, es demasiado grande para lo que podemos asimilar, y existen mecanismos psicológicos para que este “darse cuenta” no se produzca, se llama Negación y es la razón por la que en algunas personas no se produce transformación.

Cuando dos visiones lejanas, opuestas o divergentes se encuentran, generan fricción, ésta se experimenta con rechazo y malestar interior. Lo cual hace que apartemos la información que nos llega hasta más adelante o de forma permanente. Estos mecanismos frenan o hacen el despertar de la conciencia progresivo, ya que mucha luz sería cegadora, y es necesario asimilar primero para poder procesar más luz adelante.

El despertar de la conciencia es un camino que cuando se inicia no tiene ni fin ni retorno. Una vez lo iniciamos, no hay vuelta atrás.



Este proceso de despertar es un viaje transformador que afecta a nuestro cuerpo, mente, emociones, a nuestro sistema energético, a nuestras relaciones, a nuestros valores y motivaciones, a  nuestro estilo de vida, afecta a nuestra Alma y afecta al Mundo.


LOURDES MORALES
Professional Certified Coach-PCC
Personal, Executive & Leadership Coach

lourdes.coachpersonal@live.com

5 jun. 2016

EL EGO Y SUS JUEGOS.



La vida es una búsqueda para conocerte a ti mismo. Para ello necesitas un espejo, que son tus relaciones. Cada una de las relaciones que tienes con otros seres humanos te cuentan aspectos de tu propio ser. Pueden reflejarte exactamente como eres o mostrar aspectos tuyos que conlleven una carga negativa que tu odies.




¿Estás dispuesto a admitir que cuando discutes con alguien contra quien realmente te estás peleando es contra tu propia sombra oculta lejos de tu conciencia, proyectada en esa persona por tu ego? ¿Puedes considerar siquiera la posibilidad de que el verdadero final de un largo conflicto está en realizar un trabajo interno, un trabajo que cada uno de nosotros tiene que hacer continuamente? 

La clave está en nuestra exagerada reacción emocional hacia el comportamiento de la otra persona. Cuando nos aprietan las tuercas nuestra parte oscura se estimula. Alguien cercano a nosotros está actuando como reflejo nuestro y normalmente no queremos verlo. ¿Qué es lo que realmente no nos permite percibir nuestras relaciones con los demás como una experiencia de aprendizaje para nuestra transformación y desarrollo? El Ego.

El Ego está constantemente trabajando para destruirte a ti y a tus relaciones. Brutal, porque no actúa de manera sutil sino de forma evidente y descarada, sin embargo es muy difícil de dominar. 

Cuando nos encontramos dominados por nuestro ego, la opinión que se tiene de uno mismo está distorsionada, el verdadero “yo” se aleja y conocerse a uno mismo se complica

¿Qué es el ego? 

Es una máscara, que necesita halagos, sentirse especial, la aprobación de los demás, necesita tener el control de las situaciones y personas, quiere tener el poder porque en lo más profundo de su ser hay inseguridad.

El ego es un personaje que se va creando y que nos aleja de la sencillez y se caracteriza por la complicación, es como una actuación del ideal, una falsa autoestima que se necesita proyectar para que nadie vea la gran inseguridad que se esconde en el interior.

Cuando el ego no es alimentado por el exterior, la persona se siente mal, las emociones pueden experimentar todo tipo de sensaciones negativas, como la rabia, pena, miedo, etc…

Cuando la persona recibe críticas, siente que no es aceptada y no se le reconoce, es cuando la máscara se cae y nos podemos dar cuenta de que en realidad no somos quien nos pensamos.



Los juegos del ego son:
  1. Dominación.
  2. Rechazo a ser dominado.
  3. Yo tengo la razón.
  4. Encubrirse.
  5. Lucha por la supervivencia.
Vamos a profundizar en las formas en que se manifiesta el ego en nuestra relación con los demás.

Dominación

A menudo tendemos a sentirnos seguros en una relación porque tenemos control sobre ella. Queremos que se nos escuche siempre. Que se acepten nuestras ideas y opiniones. Nos gusta sentir que nos necesitan. Esta conducta conduce a la dominación en una relación.

Hay diferentes formas de dominación:
  • Dominación directa: Cuando no te preocupa el daño que puedas causar a la otra persona ni tienes ninguna consideración hacia los sentimientos u opiniones del otro. Esto es la dominación por la fuerza, donde hay una amenaza a la seguridad o la supervivencia del otro. Con tales amenazas, conseguimos que el otro se pliegue a nuestros deseos. 
  • Te doblegas para ser querido: Están también los que quieren que los demás piensen que son humildes, comprensivos y compasivos. Esa forma de practicar la humildad es otro juego del ego. Te doblegas para que te quieran. Manipulas y controlas todo el tiempo haciendo creer a los demás que sólo estás preocupado por su bienestar.
  • Dominación a través de la culpa: Cuando se te hace imposible un control directo, empleas el arma sutil de culpar para alcanzar tu objetivo. Haces que el otro se sienta tan culpable, que tiene que aceptar tus deseos en un intento de evitar el remordimiento de que pueda haberte causado un terrible daño. 
Rechazo a ser dominado.

Por un lado deseamos dominar y por el otro nos rebelamos contra la dominación. Deseamos tener nuestro control en cada cuestión y te rebelas cuando los otros intentan hacer lo mismo. Otras veces, empleamos las mismas estrategias de rechazo directo o sutil culpando o manipulando.

Yo tengo la razón.

Esto lo puedes ver sobre todo cuando te relacionas con alguien. Durante el curso de la conversación, o estás intentando conseguir algo de la otra persona o no estás permitiendo que la otra persona consiga algo de ti. Te defiendes. 
Es un descosido en la tela del amor y la amistad y, una vez que la tela se descose, seguirá rasgándose cada vez más hasta que la relación se rompa completamente.

Encubrimiento y lucha por la supervivencia.

¿Qué pasa cuando alguien apunta tus errores? ¿Qué pasa cuando alguien intenta influir en tus opiniones? Inmediatamente te sientes inseguro y lo que sigue son un montón de mentiras y de historias. La lucha por la supervivencia es continua. Y si al final las cosas no salen como esperabas te encargas de tapar el fracaso dando un montón de razones.
Finalmente, el ego se desequilibra. Te haces daño a ti mismo y no eres capaz de perdonar al otro. Te vuelves inconsciente y egocéntrico. Hay un conflicto enorme que conduce a la pérdida de energía. Lo que conlleva una pérdida total del sentido de paz y bienestar.
El ego también lleva al fracaso de la inteligencia. Una persona egocéntrica no es capaz de escuchar a los demás, por consiguiente, no es capaz de aprender. No puede escuchar otros puntos de vista, no puede adquirir nuevas ideas. Si vives centrado en el ego, no tienes libertad para cambiar tu postura. 

¿Cómo te liberas del ego?

Es posible liberarse de el, cuando hay consciencia. Ser consciente del ego cuando está actuando, es estar libre del ego. Porque aunque el ego sea tan dañino, tan venenoso, tan peligroso y para nada rentable, si eres consciente de el, automáticamente, se hace débil.
No harás nada que pueda dañarte. Esta es la naturaleza de cada ser humano. Así que si puedes ver el daño que el ego te causa, entonces el ego deja de estar. Si puedes ver cómo te están haciendo sufrir tus actitudes basadas en el ego, no volverás a actuar desde el ego. Dejarás de hacerlo, porque sabrás que no es bueno para ti. 

Eso es todo lo que hay que hacer. Todo ocurre de forma natural. El problema es que no ves cómo las estrategias del ego te hacen sufrir. Si puedes verlo, eres libre. 
Si no lo ves o no ves que te está perjudicando, cualquier cosa que hagas para liberarte del ego, sólo permitirá perpetuarlo. “No hay ningún final para este juego si no lo ves”.

Es importante que seas capaz de ver que todas las necesidades de aceptación exterior no son más que ilusiones, fantasías que tu ego ha creado.

No necesitas nada de eso para ser feliz, lo único que necesitas es sumergirte en la sencillez y humildad. 

No pretendas ser más, ni creas que eres menos, porque al final todos somos iguales.


LOURDES MORALES
Professional Certified Coach-PCC
Personal, Executive & Leadership Coach

3 abr. 2016

"LA IMPORTANCIA DE LA INTELIGENCIA EMOCIONAL"



La inteligencia emocional es una forma de interactuar 
con el mundo que tiene muy en cuenta los 
sentimientos, y engloba habilidades tales como el control de
los impulsos, la autoconciencia, la motivación, el 
entusiasmo, la perseverancia, la empatía, la agilidad
mental. Ellas configuran rasgos de carácter como la 
autodisciplina, la compasión o el altruismo, que resultan 
 indispensables para una buena y creativa adaptación
 social”. Daniel Goleman.

 La inteligencia emocional es un término acuñado por dos psicólogos de la Universidad de Yale (Salovey & Mayer) y difundida mundialmente por el psicólogo, filósofo y periodista Daniel Goleman, y en resumen sería la capacidad de sentir, entender, controlar y modificar los estados anímicos propios y ajenos.

Daniel Goleman establece en su libro “Inteligencia Emocional”, que el éxito de una persona no viene determinado únicamente por su coeficiente intelectual o por sus estudios académicos, sino que entra en juego el conocimiento emocional. Cuando hablamos de inteligencia emocional, hablamos de la capacidad del individuo para identificar su propio estado emocional y gestionarlo de forma adecuada. Esta habilidad repercute de forma muy positiva sobre las personas que la poseen, pues les permite entender y controlar sus impulsos, facilitando las relaciones comunicativas con los demás.

Las cinco capacidades de la Inteligencia Emocional.

La inteligencia emocional se puede organizar en torno a cinco capacidades:



1ª. CONOCER EMOCIONES Y SENTIMIENTOS: Cuando tenemos mayor certeza de nuestras emociones podemos dirigir mejor nuestras vidas ya que tenemos un conocimiento seguro de cuáles son nuestros sentimientos reales. Igualmente cuando conoces el mensaje que nos trae cada una de las emociones vamos a saber cómo responder de una manera adecuada. Atendido el mensaje la emoción se marcha y no se queda llamando una y otra vez hasta ser atendido o llegando a somatizar en el cuerpo físico.

2º. APRENDER A MANEJARLAS: La conciencia de uno mismo es una habilidad básica que nos permite controlar nuestros sentimientos. Dominar el leguaje de las emociones permite expresar lo que se siente con facilidad y libertad, y también saber poner límites y decir NO.

3º. APRENDER A CREAR MOTIVACIONES PROPIAS: El control de la vida emocional es fundamental para mantener la motivación y la creatividad. Ser emocionalmente inteligentes es saber hacer frente a las adversidades de la vida y salir fortalecido de estas experiencias, hoy esta capacidad se la conoce por el término de Resiliencia. Es muy importante para cualquier persona con desarrollo de su inteligencia emocional el apreciar y valorar lo que tiene y sobre todo generar sueños por los que luchar, retarse, desafiarse para alcanzar su auto-realización.

4º. APRENDER A IDENTIFICARLAS EN LOS DEMÁS: Cuando desarrollas la empatía eres capaz de reconocen las necesidades de los demás. Esto tiene el efecto de generar relaciones mucho más cercanas, lo que no significa que tengamos que estar de acuerdo con lo que el otro dice o  tengamos la obligacion de satisfacer la necesidad del otro. El aprender a identificar nuestros propios estados emocionales y el de los demás nos va a ayudar también al desarrollo de nuestra capacidad para trabajar en equipo.

5º. APRENDER A GESTIONAR LAS RELACIONES: Las personas que sobresalen en este tipo de habilidades desarrollan su liderazgo personal de una manera consciente, participando, deliberando y conviviendo con todos desde un ambiente armónico y de paz.

Está claro que en nuestra sociedad hay un gran déficit en el desarrollo de este tipo de inteligencia, se refleja en nuestra torpeza emocional donde la “dueña y señora” es la reactividad. Cuando alguien se comporta de manera reactiva podemos observar como se está colocando en una posición de víctima. Víctima ante su incapacidad para auto-controlarse y delata su analfabetismo de conocimiento sobre sí mismo.

El mensaje de las emociones.


Cuando surge una emoción es una alarma que se enciende para avisarnos de que ha surgido  una necesidad en nosotros y el auto-conocimiento es el que nos permitirá identificar dicha necesidad para poder satisfacerla correctamente. Como desconocemos este proceso, no somos conscientes que cuando, por ejemplo, nos enfadamos esta emoción nos está avisando que hay algo importante para nosotros que no ha sido respetado por otro/s. Que cuando estamos tristes es porque hemos perdido algo que era valioso para nosotros. Que cuando sentimos satisfacción es porque hemos honrado nuestros valores, a diferencia de cuando nos sentimos culpables que sería justo lo contrario.

Desconocemos el mensaje que nos traen las emociones y  mucho menos sabemos identificar nuestras necesidades internas, así que rara vez sabemos responder de manera adecuada y esto nos lleva a ser reactivos, a generar huidas, abandonos y conflictos en las relaciones, al no saber interpretar el mensaje de la emoción nos lleva a generar estrés, ansiedad, depresión, euforia, etc. Y como la emoción tiene como función la de ser una "alarma", ella sigue ahí llamando una y otra vez para ser atendida.

"Las emociones son las mensajeras de las 
        necesidades del Alma.

       El Alma nos susurra, si no le atendemos, 
           el Alma nos habla, si tampoco le atendemos, 
el Alma nos grita.

Y cuando el Alma grita, lo hará a modo de 
síntoma psicológico o síntoma físico".
                                        



Las somatizaciones emocionales.

Así cada vez que tenemos una emoción se produce un cambio fisiológico que preparan a nuestro organismo para afrontar la situación. Los cambios fisiológicos más comunes son: 

     * Las alteraciones en la circulación de la sangre.
   * Los cambios respiratorios.
     Las secreciones glandulares.
    
     Los incrementos más pronunciados aparecen en las reacciones de tristeza, miedo, ira y asco, mientras que la alegría produce variaciones mínimas en dicha respuesta, salvo que la respuesta a la alegría sea exagerada y se convierta en euforia donde también se disparará.

El encargado de regular los aspectos fisiológicos de las emociones es el Sistema Nervioso. El sistema autónomo acelera y desacelera los órganos a través del simpático y para-simpático; la corteza cerebral  ejerce también una gran influencia inhibitoria de las reacciones fisiológicas, así que desarrollo de la inteligencia emocional, logra dominar estas reacciones y mostrar un auto-control casi perfecto.



Concluyendo el post, es de vital importancia el desarrollo de nuestra Inteligencia Emocional. Cada vez más escuelas empiezan a introducir esta como asignatura para que los niños empiecen a tomar contacto con el mundo de las emociones y aprendan a gestionarlas. El conocimiento del mundo emocional nos va a aportar múltiples beneficios individuales, profesionales,comunitarias. Cada día más empresas solicitan este tipo de cursos y talleres, y no estaría de más que los gobernantes de todos países tuvieran que estar certificados en esta materia ya que gobernantes con un buen coeficiente de inteligencia emocional influirían directamente en la creación de un mundo mejor.

"Existen dos actitudes que nuestro 
mundo necesita con urgencia:
EL AUTO-CONTROL y EL ALTRUISMO"

                                           

Lourdes Morales Mesa
Professional Certified Coach-PCC
Personal, Executive & Leadership Coaching
Consultora Cabalista




30 mar. 2016

EL YOGA Y SUS 4 CAMINOS.



Parte de mi descanso en esta Semana Santa ha sido retirarme para practicar yoga, así que voy a aprovechar para escribir sobre esta práctica y sus diferentes caminos.


Mi primer contacto con el yoga fue allá por el año 2002, desde ese momento en que tomé mi primera práctica no he podido dejar de practicarlo. Iniciarme en el yoga supuso abrir un proceso de mi vida que sin sospecharlo, me iba a llevar hacia un desarrollo de conciencia espiritual, recorriendo un camino hacia el conocimiento de la Verdad.


Equivocadamente se piensa, al hablar de yoga, que se trata de hacer posturas más o menos acrobáticas, pero el yoga es algo mucho más que eso, de hecho esta parte del yoga que se denomina Hatha Yoga, tiene una importancia menor dentro del yoga.


¿Qué es el yoga?
Yoga es un término sanscrito que significa “unión”. Se refiere a un estado de unión entre la conciencia individual y la Conciencia Universal y a su vez  también engloba los métodos que nos ayudan a alcanzar ese objetivo de unión con lo divino.


La existencia del yoga es indeterminada, pero si podemos decir que tiene más de 5000 años de antigüedad. Es una tradición que tiene su origen en la India y que fue revelada por los rishis (sabios) a los sadhus (ascetas). En el año 2500 AC se menciona el yoga en los Vedas (escrituras sagradas) y en concreto en los Upanishads (la última parte de los Vedas) donde se fundamenta el cuerpo filosófico del yoga.  También se habla de la ciencia del yoga en el Bhagavad Gita, un conocido poema épico del siglo VI AC y en los Yoga Sutras de Patanjali del siglo III AC. Así que este conjunto de disciplinas físicas y mentales que tan de moda están actualmente son tan antiguas que su origen se pierde en el confín de los tiempos.


Los Cuatro Caminos del Yoga
Existen cuatro caminos o estilos de Yoga,  tomando en cuenta las características y predisposición de cada persona.


KARMA YOGA

Es para personas con un temperamento de acción. El karma yoga es el yoga de la acción, del servicio desinteresado. Ofrecer tus servicios sin esperar recompensa a cambio. En este camino se pretende poner fin al egoísmo humano, abrir el corazón y purificar la mente. Uno actúa, entra en acción no para su propia felicidad sino para la felicidad de otros seres. Cuando uno hace karma yoga lo más importante es la actitud que ponemos al hacer las acciones y la motivación por las que lo hacemos.


BHAKTI YOGA



Es para temperamentos emocionales. Es el yoga de la devoción. Este yoga nos ayuda a llegar más allá de nuestras limitaciones, aprovecha las emociones para sublimarlas. La oración, recitar mantras, kirtan o canto devocional, recitar los nombres divinos, meditar con yantras nos va ayudar a desarrollar la devoción de una forma natural. Sin embargo, nada será más útil para desarrollar la devoción que aprender a las faldas de un maestro.
La finalidad del Bhakti Yoga es sentir lo divino dentro de nosotros y verlo también en las demás personas, en los animales, en la naturaleza y así desarrollar el amor incondicional y evitar la violencia.


RAJA YOGA


Aquí nos habla de temperamentos más mentales.  Este es el yoga que más se conoce en la actualidad, se relaciona con el control de la mente y el cuerpo a través de la meditación, la respiración y el trabajo físico. Dentro de este está el HATHA YOGA, es decir, el yoga de las posturas. La finalidad es concetrar la mente para vivir el momento presente y aceptar lo que viene. La meditación espera reducir el número de pensamientos y calmar la mente. El Hatha Yoga es para cuidar el cuerpo para que esté sano y así poder olvidarnos de él.


JNANA YOGA


Es el yoga de la filosofía y del estudio, está orientado al conocimiento de uno mismo y es el más espiritual de todos. Antes de entrar en este y para poder comprenderlo en profundidad hay que practicar los tres anteriores. En este vamos a dedicarnos al estudio de la filosofía Vedanta.
El practicar estos cuatro caminos nos va a aportar un crecimiento armonioso y vivir una vida equilibrada.


El Hatha Yoga.
Las antiguas tradiciones de la India  ya se conocía la conexión del cuerpo con la mente y el espíritu y es en el siglo XV DC cuando se desarrolla esta parte del yoga físico que se integra dentro del Raja yoga, y que tiene la finalidad de fortalecer y purificar el cuerpo para facilitar la meditación.


Además de asanas (posturas) y de pranayama (respiración), este yoga explica cómo hacer limpiezas corporales y cómo manejar el prana (energía vital) a través de los mudras (gestos con las manos) y bhandas (cierres energéticos). 

¿Cuál es la finalidad del yoga?
Vivimos en una realidad ilusoria, llamada Maya, y nos identificamos con el ego (el yo, nuestra mente y nuestro cuerpo) que es la causa de nuestro sufrimiento. El yoga nos lleva a experimentar la ruptura con esa falsa realidad e ir accediendo a la unión con la Conciencia Universal. Esto es lo que se conoce como la iluminación, que no es otra cosa que volver a unirnos con nuestra esencia.

El Bhagavad Gita dice que uno debe transcender su ego (su egoísmo y concepto del “yo”) y entrar en contacto con nuestro Ser Superior, donde no hay deseos, ni sufrimiento. Para ello, el amor devocional (Bhakti yoga) es esencial pero es la acción desinteresada (Karma yoga) el camino principal a seguir. Así que el yoga es más una cuestión de actitud donde la mente está serena y presente en el aquí y ahora (Raja yoga). Y de esta manera poder comprender en profundidad el mensaje en las enseñanzas de los Vedas (escrituras sagradas) que permitará la expansión de nuestra conciencia cada vez más y más.
Hoy en día oímos hablar del yoga (han nacido cientos de estilos de gimnasio) y del mindfulness, como si fuesen un invento nuevo cuando en realidad son sucedáneos de una ciencia que tiene más de 5000 años de antigüedad.




Lourdes Morales Mesa
Professional Certified Coach-PCC
Personal, Executive & Leadership Coaching
Consultora Cabalista