8 may. 2011

LA ALEGRÍA INTERIOR

Los post que he escrito, hasta ahora, han ido más orientados a un conocimiento de conductas y emociones que nos limitan y en como cambiarlo para lograr vivir una vida plena y crecer como personas.

Hoy me gustaría dedicar este post a una de las emociones que más nos potencia y estimula en nuestras vidas: LA ALEGRÍA.



La alegría es una sensación muy gratificante que nos hace sentimos libres y entusiasmados. Estos momentos nos dan una especie de descanso y nos provocan una nueva actitud, nos alientan y empujan a considerar nuevas formas de vivir la vida.


Permitidme diferenciar entre alegría y diversión, ya que ambas se suelen relacionar. La primera es un estado que sucede en nuestro interior, viene de adentro y fluye hacia fuera. La segunda depende de lo que suceda afuera.


También está bien marcar la diferencia entre una alegría provocada por algún motivo: has aprobado un examen, has encontrado un trabajo que te apasiona, has encontrado a la persona que te entiende. Estas alegrías son momentáneas y no duran mucho. Sin embargo, existe otro tipo de alegría que es permanente, sin causa, sin motivo alguno, de repente estás contento sin ninguna razón, se trata de la alegría interior.


Es a este último tipo de alegría al que debemos aspirar ya que sin alegría interior todos nuestros sentimientos dependen de lo que nos suceda. Sin alegría interior estamos continuamente entre el dolor y el placer de lo que nos sucede. Sin alegría, cuando cesa la diversión, cesa nuestra felicidad.


La verdadera alegría no es pasajera, puedes sentirte satisfecho en tu vida a cada instante, si realmente lo deseas y te empeñas.


Cuando hayas encontrado una alegría que perdure, aunque las circunstancias cambien, es señal de que estas acercándote al estado de plenitud absoluta.


Una frase que me encanta es: "La risa es mi espada, la alegría mi escudo"

Hoy he escrito sobre el escudo, en el próximo post lo haré sobre la espada.



Lourdes Morales

Coach Co-Active CPCC

Desarrollo Personal y Profesional

5 comentarios:

  1. La alegría es darnos cuenta de que la alegría, entendida como felicidad, no depende nada más que de nosotros mismos.

    Muchas gracias por este bonito post, Lu.

    ResponderEliminar
  2. Gracias a ti Tati.
    Tú has tenido una buena dosis de alegría motivada, diversión y ahorta toca disfrutar de la alegría interior inmotivada.
    Feliz aterrizaje.

    ResponderEliminar
  3. Hola Lü, soy aspirante a la alegría interior duradera.

    Gracias por el post.

    ResponderEliminar
  4. Muy buen enfoque Lourdes, la alegría viene del interior, lo externo es pasajero, yo soy de los que buscan a diario ir con mi espada y mi escudo muy bien traducidos por ti en el post: la risa y la alegría!.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Diego y Germán, doy buena fe de que el escudo y la espada lo lucis a gala. Ahora como dice Diego la aspiración es lograr esa alegría sin causa de manera permanente.
    Besos a ls dos y mil gracias por participar en el blog.

    ResponderEliminar