15 may. 2011

SONRÍA, POR FAVOR.




La sonrisa es el idioma universal.

Los niños se ríen unas 300 veces al día, mientras que los adultos reímos una media de unas 17 veces al día (mujeres y hombres ríen por igual, pero de cosas diferentes).

El humor estimula la risa y la estimulación fisiológica a través de la risa conlleva una serie de beneficios para la salud, regula el sistema inmune porque incrementa la producción de anticuerpos y la activación de ciertas células protectoras del organismo. Asimismo, estimula indirectamente las endorfinas, que son los analgésicos naturales de nuestro cuerpo, aumentando la tolerancia al dolor.

Sonreír a pesar de nuestras propias limitaciones, reirnos de nosotros mismos y enfrentarnos con el humor a lo inesperado.



Lo importante es que la risa agregue algo de alegría, algo de dulzura o de ligereza a la miseria del mundo, y no más odio, sufrimiento o desprecio. Se puede bromear con todo, pero no de cualquier manera. Un chiste judío nunca será humorístico en boca de un antisemita. Hay una delgada línea divisoria entre la posibilidad de "reírse de" y la de "reírse con".

Hay también “una risa” que no sana, que enferma más de lo que cura, la ironía. La ironía es una figura retórica que consiste en dar a entender lo contrario de lo que se quiere decir. La ironía hiere, el humor cura. La ironía es despiadada, el humor es misericordioso. La ironía es humillante, el humor es humilde. Aunque no toda ironía es cruel.

Leyendo un poco sobre el tema, observo que entre los motivos por los que la gente no muestra su sentido del buen humor están los siguientes:

- El miedo a parecer ridículo o falto de seriedad.
- La creencia de que una actitud festiva no puede ir acompañada de responsabilidad.
- El temor a ser considerado poco maduro.
- El desconocimiento de los excelentes efectos de la risa, la alegría y el buen humor.
- La creencia de que el buen humor es solamente saber contar chistes.

Así que te reto a que sonrías hasta que provoques la sonrisa en los que te vean sonreír. Sonríe cada vez que puedas y cuando más te cueste, así encontrarás una gran aliada que te hará sentir mejor.




Lourdes Morales

Coach Co-Active CPCC

Desarrollo Personal y Profesional

4 comentarios:

  1. Delicioso post Lourdes; échale un vistazo a esto: http://youtu.be/NVoVmDHXjI4, creo que te gustará. La alegría de una sonrisa sincera es mucho más potente que cualquier arma o discurso :)

    Un abrazo gordo

    Jordi

    ResponderEliminar
  2. Buenísimo Jordi, es una risa muy contagiosa.
    Recomiendo ver el vídeo todas las veces que sea necesario, te quedas como nuevo.

    Muchas gracias Jordi.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Lu, de entre las causas que enumeras para no mostrar el sentido del humor me molestan especialmente:
    - El miedo a parecer ridículo o falto de seriedad.
    - La creencia de que una actitud festiva no puede ir acompañada de responsabilidad.
    - El temor a ser considerado poco maduro.

    Pero no por creer en ellos, sino porque es un mal extendido en la sociedad - sobre todo en el mundo de empresa - como razones para parecer poco serio, irresponsable, inmaduro.

    Parece que sólo los "cara de acelga" son los eficientes...

    ¡¡¡Yo paso!!!

    ... no hay nada más sano que reírnos hasta de nuestra propia sombra.

    ResponderEliminar
  4. Jajaja, yo también paso, el tono acelga no me sienta nada bien.

    Ver a alguien sonriendo es lo más bonito del mundo. Y quiero añadir que no hay experiencia que me haya llenado más y hecho sentir más libre que aprender a reirme de mi misma.

    Besos risueños.

    ResponderEliminar