6 mar. 2011

LA LEY SIEMBRA Y COSECHA


"El éxito siempre es cuestión de suerte. ¡Si no lo crees, pregúntaselo a cualquier fracasado!". Earl

Esto lo explico muy bien Newton con su ley causa y efecto, si plantamos lechugas no cosecharemos tomates. Es importante tener en cuenta que este principio tiene efecto en todo lo que hacemos y en todo lo que experimentamos.

Lo fascinante de esto es que nunca sabemos a ciencia cierta cuándo recibiremos nuestra recompensa; cuándo obtendremos los beneficios del tiempo y esfuerzo que invertimos. Pero las recompensas siempre llegan y la incertidumbre contribuye a hacer la vida más emocionante.

Nuestra salud mental y física, nuestro trabajo, nuestras relaciones personales, son gobernadas por esta ley que nos exige "pagar por adelantado".
Confucio dijo: “No hagas para otros lo que no quieras que te hagan a ti”.
Aristóteles sentenció: “Debemos comportarnos con el mundo como desearíamos que el mundo se comportara con nosotros”.
La Biblia dispone: “Haz a los demás lo que quieras que los demás te hagan a ti”.

En la vida no existe el azar, todo es resultado de una ley infalible. Cuando nos damos cuenta de que tenemos un gran poder creativo podemos hacer brotar esas circunstancias y esa es la forma de hacernos protagonistas de nuestras vidas, abandonado la creencia de que somos vapuleados por las circunstancias externas.

¡Empecemos abrir los surcos para sembrar!
Lourdes Morales
Coach Co-Active CPCC
Desarrollo Personal y Profesional

7 comentarios:

  1. Gracias Lü por tu post, me siento muy identificado.

    En mi caso tengo claro que estoy en la vida para DAR a los demás y la VIDA (universo) reconociendo el "juego" de también recvibir cuanto más siembro.

    Para mi la suerte está en buscar la semilla en el momento presente para sembrar y poder RECONOCER las señales que la vida nos manda (relaciones, proyectos, problemas, etc) y desde ahí recoger la cosecha.

    Besos grandes como mi cosecha presente y futura.

    ResponderEliminar
  2. Que buen enfoque!

    ResponderEliminar
  3. Diego, doy fe de que das mucho a los demás y eso me hace creer que la VIDA, el UNIVERSO te tiene preparada un buena cosecha.
    Como siempre muchas gracias.

    ResponderEliminar
  4. Gracias "anónimo" me gusta que te guste el enfoque del post.
    :-)

    ResponderEliminar
  5. Y sí, hay que seguir sembrando, aún cuando a veces nos invada la desesperanza por la falta de un fruto próximo a nacer.
    Con paciencia, regando la plantita, ésta florecerá, y el nuevo fruto no tardará en alegrarnos con su presencia.

    Yo estoy en ésas. Sembrando y regando.

    ResponderEliminar
  6. Si,Tati, tú estas en plena siembra consciente, así que disfruta de este momento y luego ya recogeras.
    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Confucio dijo: “No hagas para otros lo que no quieras que te hagan a ti”.
    Aristóteles sentenció: “Debemos comportarnos con el mundo como desearíamos que el mundo se comportara con nosotros”.
    La Biblia dispone: “Haz a los demás lo que quieras que los demás te hagan a ti”.

    Alucinante, que alguien como tu se atreva a escribir esto!!!!!!!!!
    Ver para creer.

    ResponderEliminar