23 ene. 2011

EL PODER DE LAS PALABRAS


“El hombre es lo que él cree que es.” Anton Chejov.

Nuestras palabras determinan lo que recibimos, forjan nuestra actitud y determinan lo que vamos a atraer y experimentar.

Cuando deseamos seriamente sentirnos bien, en paz, tenemos que tener cuidado al hablar. Es importante que hablemos positivamente sobre nosotros mismos. No es posible sentirnos bien si no dejamos de quejarnos de nuestra propia persona, del trabajo, de los amigos, de los parientes y de todos los que nos rodean.

La mayoría de los pensamientos son sobre uno mismo y son en un 80% negativos. “No debería haber dicho que…”, “no valgo”, “nunca lo conseguiré”, “no puedo”…

Limítate a abrir la boca sólo cuando tengas algo positivo o constructivo que decir. Te encantará el cambio ¡Y también a los demás!

Pero todo esto hay que creerlo y hacerlo en serio, empezarás a sentirte bien cuando te lo propongas.

Es importante asumir la responsabilidad de los pensamientos y considerar seriamente que tipo de pensamientos queremos albergar en la mente…

Se requiere disciplina para ser conscientes de lo que pensamos y decimos, y esfuerzo para llevarlo a cabo.

Las palabras afectan a nuestro poder personal. Estas palabras se filtran constantemente en nuestro subconsciente y se convierten en parte de nuestro carácter.

¡Ojo a estas dos palabras!, “debo” y “tengo”, son de lo más debilitadoras, observaros atentamente y cambiarlas por “quiero” y “puedo”.

Debo ir al gimnasio - Quiero ir al gimnasio.
Tengo que dejar de fumar - Puedo dejar de fumar.

¿Observáis la diferencia?


“La mente puede conseguir todo lo que sea capaz de concebir y creer” Napoleón Hill
Lourdes Morales
Coach Co-Active CPCC
Desarrollo Personal y Profesional

14 comentarios:

  1. Tan aparentemente sencillo y tan absolutamente cierto. Cuanta gente vemos que se envenena a si mismo con las palabras.

    Buenisimo post, una vez más. Esto de leer tu blog los lunes por la mañana es un ejercicio muy sano (mucho mejor que leer el periodico :-))

    Gracias por el soplo de aire fresco.

    Ricardo

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo con lo que dice Ricardo, leer tu blog es mucho mejor que el periódico, mucho más nutritivo, constructivo e inspirador para comenzar el día... Estoy por hacer fotocopias y repartirlas entre mis compis de la oficina... ufff.... a lo mejor lo hago... Abrazossss

    ResponderEliminar
  3. Muchas gracias Ricardo y Bea, lo que si puede ser es un buen plan de acción semanal, así que Bea reparte copias a ver si poco a poco vamos cambiando la conciencia y la energía de la gente.
    Abrazotes para los dos.

    ResponderEliminar
  4. Marisol Sánchez24 ene. 2011 20:18:00

    Muy cierto, todo lo que dices Lourdes, me ha recordado un libro que me impacto mucho " LOS CUATRO ACUERDOS" del Dct. Miguel Ruiz.... ser impecables con nuestras palabras.
    Aprovecho para darte la enhorabuena por tu blog Muchas Gracias por este espacio para que podamos seguir adquiriendo conciencia.
    Un abrazo hondo.

    ResponderEliminar
  5. Pues ahí vamos, queriendo y pudiendo, Lu.
    A veces volvemos un paso atrás y se nos instala en la boca el tengo que y nos machaca.
    Luego, nos damos cuenta de lo mal que nos encontramos, de lo dañino de ese tipo de lenguaje, y reaccionamos - que es lo más importante -
    En ese momento estamos salvados. Volvemos a querer y, como consecuencia, a poder, y el cielo se vuelve claro y azul.

    ResponderEliminar
  6. Me uno definitivamente a tu club de fans.
    Me encantan los temas y el enfoque que les das, supongo, que en el fondo, es la música que quiero oir.
    Coincido con una comentarista, a mi tambien me recuerda a los 4 Acuerdos,y desde luego es todo un plan de vida y de ACCION.
    Normalmemte pensamos con ideas ajenas, que nos apropiamos, y que conforman nuestro sistema de creencias.
    Cuando un pensamiento o idea se hace repetitivo, se fortalece, y puede llegar a abducirnos.
    Tienes razon en que hay que cambiarlos en positivo, lo dificil es ser consciente de que necesitas ese cambio.

    un abrazo agarrao

    ResponderEliminar
  7. Hola Lü, noto la diferencia, sí!

    Mi resumen en forma de refrán es "En boca cerrada no entran moscas".

    Gracias por tus aportaciones que sirven para darse cuenta de que compramos en exceso palabras y palabrejas de otros en vez de mirar en el interior a ver que hay.

    Besos guapa!

    ResponderEliminar
  8. Marisol, precioso libro y muy recomendable. Gracias por dar luz con tu comentario. No sólo el post es importante, cada comentario que hacéis es otro post lleno de nuevas perspectivas y aprendizajes.
    Bienvenida.

    ResponderEliminar
  9. Tati, tu quisiste y pudiste, eres una gran ejemplo de persona que toma las riendas de su vida y se convierte en protagonista de la misma.
    Tus palabras no son simples palabras, van llenas de acción.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  10. JVR, bienvenido a tu casa, disfrutaremos seguro con tus comentarios.
    Me gusta que tengamos el mismo gusto musical…"Siempre positivo, nunca negativo", ¡¡¡que razón tenía la famosa frase del entrenador de fútbol!!!
    Cambia la forma de ver las cosas y las cosas cambiarán de forma; tenemos esa capacidad, hay que aprovecharla al máximo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Muy bien traido ese refrán castellano.
    La sabiduría oriental tiene su proverbio análogo: "Si no tienes nada inteligente que decir, manténte en silencio."
    Conclusión: atención, atención, atención...y sé que en este caso, no me excedo con esta repetición.

    Gracias Diego :-)

    ResponderEliminar
  12. Muy bien traido ese refrán castellano.
    La sabiduría oriental tiene su proverbio análogo: "Si no tienes nada inteligente que decir, mantente en silencio."
    Conclusión: atención, atención, atención...y sé que en este caso, no me excedo con esta repetición.

    Gracias Diego :-)

    ResponderEliminar
  13. Potente ejercicio propones Lourdes, algo muy difícil de lograr para la mayoría de las personas, es ser coherentes con lo que piensa y hace, aunque muchos de esos pensamientos que mencionas, son ideales para provocar la parálisis.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Hombre Germán, ¡¡¡que alegría verte por aquí!!!, parecemos el perro y el gato.

    Bienvenido.

    Que maravillosa experiencia cuando encuentras en la vida a una persona coherente, que practica lo que predica.

    Un abrazo Germán y gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar