3 ene. 2011

DESPUÉS DE UN TIEMPO

Hemos comenzado un nuevo ciclo. El nuevo año nos está regalando unas mañanas con un precioso cielo azul que inunda todo de luz y alegría.

Estamos en un momento del año donde nos tomamos las cosas con otro ritmo. Rompemos algunas rutinas e introducimos dinámicas nuevas que desaparecerán, en tan solo unos días, para volver de nuevo a nuestras rutinas diarias.

En esta ocasión quiero compartir un texto repleto de sabias reflexiones escrito por Jorge Luis Borges. Sé que a muchos este texto os hará resonar el alma y asentiréis reconociendo la verdad de lo escrito.

Este texto es una llamada a disfrutar del camino estando presente en el aquí y el ahora; A vivir sin miedo, confiando y aprendiendo a escuchar a esa parte sabia que habita dentro de nosotros. Aprender a valorar lo que verdaderamente tiene valor, abandonando lo superfluo. En definitiva, aprender a vivir ligeros de equipaje, desechando el exceso innecesario.


DESPUÉS DE UN TIEMPO


"Después de un tiempo, uno aprende la sutil diferencia entre sostener una mano y encadenar un alma, y uno aprende que el amor no significa acostarse y una compañía no significa seguridad, y uno empieza aprender...

Que los besos no son contratos y los regalos no son promesas y uno empieza a aceptar sus derrotas con la cabeza alta y los ojos abiertos. Y uno aprende a construir todos sus caminos en el hoy, porque el terreno de mañana es demasiado inseguro para planes y los futuros tienen una forma de caerse en la mitad.

Y después de un tiempo uno aprende que si es demasiado, hasta el calorcito del sol quema. Y aprende a plantar su propio jardín y decorar su propia alma, en lugar de esperar a que alguien le traiga flores. Y uno aprende que realmente puede aguantar, que uno realmente es fuerte, que uno realmente vale, y uno aprende y aprende... Y con cada adiós uno aprende.

Con el tiempo aprendes que estar con alguien porque te ofrece un buen futuro, significa que tarde o temprano querrás volver a tu pasado.

Con el tiempo comprendes que solo quien es capaz de amarte con tus defectos, sin pretender cambiarte, puede brindarte toda la felicidad que deseas.

Con el tiempo te das cuenta de que si estas al lado de esa persona sólo por acompañar tu soledad, irremediablemente acabarás no deseando volver a verla.

Con el tiempo entiendes que los verdaderos amigos son contados, y que el que no lucha por ellos tarde o temprano se verá rodeado sólo de amistades falsas.

Con el tiempo también aprendes que las palabras dichas en un momento de ira pueden seguir lastimando a quien heriste, durante toda la vida.

Con el tiempo aprendes que disculpar cualquiera lo hace, pero perdonar es sólo de almas grandes.

Con el tiempo te das cuenta de que aunque seas feliz con tus amigos, algún día llorarás por aquellos que dejaste ir.

Con el tiempo te das cuenta de que cada experiencia vivida con cada persona es irrepetible.

Con el tiempo comprendes que apresurar las cosas o forzarlas a que pasen ocasionará que al final no sea como esperabas.

Con el tiempo te das cuenta de que en realidad lo mejor no era el futuro, sino el momento que estabas viviendo justo en ese único instante.

Con el tiempo verás que aunque seas feliz con los que están a tu lado, extrañarás inmensamente a los que ayer estaban contigo y ahora se han marchado.

Y aprendes que hay 3 momentos en la Vida que uno no puede remediar: La oportunidad que dejaste pasar, la cita a la que no asististe, la ofensa que ya pronunciaste.

Con el tiempo también aprendes sobre El dinero... y entonces comprendes que: Puedes comprarte una Casa, pero no un Hogar. Puedes comprarte una Cama, pero no hacerte Dormir. Puedes comprarte un Reloj, pero no te dará el Tiempo. Puedes comprarte un Libro, pero no Conocimiento o lo que necesitas aprender. Puedes comprarte una Posición, pero no sirve para tener Respeto. Puedes comprarte Medicinas y pagar la consulta al médico, pero no te da Salud. Puedes comprarte Sangre, pero no Vida. Puedes comprarte Sexo, pero no Amor.

Con el tiempo también aprendes que la vida es aquí y ahora, y que no importa cuantos planes tengas, el mañana no existe y el ayer tampoco.

Con el tiempo aprenderás que intentar perdonar o pedir perdón, decir que amas, decir que extrañas, decir que necesitas, decir que quieres ser amigo, ante una tumba, ya no tiene ningún sentido.

Pero infortunadamente, todo esto lo aprendes sólo con el tiempo…"

Jorge Luis Borges


Os lanzo una pregunta de reflexión: ¿Qué necesito “dejar de ser”?

HAZLO.

Lourdes Morales
Coach Co-Active
Desarrollo Personal y Profesional

12 comentarios:

  1. Jo Lourdes!!! Que texto más impresionante!! En cuanto a la preguntita... pues... llevo un rato pensando... necesito dejar de ser una persona que proyecta sus expectativas en los demás, necesito dejar de ser... futuro y SER Y ESTAR en el Aquí y el Ahora.. donde no hay exigencias, ni expectativas, ni deseos... ni frustraciones.

    ResponderEliminar
  2. Hola Bea, me alegra que te guste el texto, a mi también me impresiona mucho cada vez que lo leo.
    De todo eso que quieres dejar de ser, ponte un solo objetivo y empieza con él, atenta, observando y cambiando. Poco a poco irás viendo resultados.
    Feliz Año Bea y gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  3. Bellísimo Lourdes, un texto muy sabio y revelador, con unos mensajes claros y directos, pero sobre todo un texto muy bello.
    Gracias.
    Nerea

    ResponderEliminar
  4. Muy bonito el texto, Lu, ¡¡¡y cuánto acierta!!!

    No sé si será de Borges (por ahí dicen que no es suyo) pero, sea de quién sea, es muy aplicable a cada uno de nosotros.

    ¿Qué quiero dejar de ser? Pues me gustaría dejar la desidia de lado y ponerme las pilas cuanto antes (objetivo para 2011).
    Por otro lado, me gustaría seguir creciendo como persona y continuar la senda ya iniciada.

    Sigue con tus posts. Me dan oxígeno.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Gracias Nerea. Me alegra que te guste. A cada uno le resuena más algo del texto, con el tiempo seguro que nos resuena todo. Feliz Año.

    ResponderEliminar
  6. Tati, a por la desidia que gane la creatividad que tú en eso eres maestra.
    Y en lo de crecer una vez que empiezas no se puede parar... Gracias.

    ResponderEliminar
  7. Feliz año súper-compi. Tú y Borges haceis buen equipo.

    ¿Qué necesito dejar de ser?. Casi que nada en particular porque todos me ayudan. En cualquier caso prefiero enfocarlo de manera positiva ¿Qué más quiero conocer de mí?: mís lagunas, mis terrores de los que escapo, de mi creatividad, de mis ganas de compartir, etc.

    Felicidades por tu continuidad bloguera!

    Bss.

    ResponderEliminar
  8. Tía Lu...te quiero...aunque, en el aquí y ahora no hay un "yo", ni un "tú", así que mejor habría que decir que la energía del Amor fluye en el Todo, que es lo que Somos. Y eso es lo que necesito dejar de ser, más bien, lo que quiero dejar de creer, dejar de creer que soy un yo fragmentado y separado del Todo. Y simplemente Ser...
    Gracias y ENHORABUENA por tu blog querida sacerdotisa.

    ResponderEliminar
  9. Gracias Diego.
    Dejar de ser no es enfoque negativo.
    Dejar de ser en ocasiones puede suponer quitar capas al personaje, reducir el ego y engrandecer la esencia del Ser.
    A veces para ello hay que dejar de ser amable, cariñoso, responsable, soñador...en fin cada uno que descubra su personaje y de que se alimenta el bicho.
    Gracias por todo lo que aportas. Feliz Año.

    ResponderEliminar
  10. Tia Lu...somos Uno, somos Todo. Disfruta de tu aventura que esta no la repites y escribe un guión chulo este año de superprotagonista.
    Te quiero amiga.

    ResponderEliminar
  11. Quiero dejar de ser menos de lo que soy. Seguir creando. Atravesar límites. Disfrutar del proceso.

    También quiero dejar de ser mamá en lista de espera :)

    ResponderEliminar
  12. Gemma, todo llega a su debido tiempo. Desde luego estas trabajando la paciencia infinita y así será ese reencuentro maravilloso. Besos.

    ResponderEliminar