29 sept. 2014

SOMOS COMO EL AVE FÉNIX, MORIMOS PARA RENACER.



“En la búsqueda del aprendizaje, cada día se consigue algo. En la búsqueda del TAO, cada día se deja algo.”
Lao-Tsu
La leyenda del Ave Fénix
El mito universal del ave que renace de sus propias cenizas.

La leyenda del Ave Fénix relata la historia de un ave capaz de renacer de sus propias cenizas. Es un símbolo universal de la muerte generada por el fuego, la resurrección, la inmortalidad y el sol. También representa la de delicadeza ya que vive solo del rocío sin lastimar a ninguna criatura viviente.
Como se trata de una historia ampliamente difundida, aparece con diferentes versiones en tradiciones distantes en el espacio geográfico. En China, que toma el nombre de Feng representa a la emperatriz y junto al dragón, simboliza la confraternidad inseparable.
En Heliópolis (Egipto), le dedicaron un templo donde volvía cada 500 años para morir y renacer ya que este es su principal papel, renacer y crearse a sí mismo.
 En la India, aparece una versión local de mito del Fénix: se trata de un ave que al alcanzar 500 años de vida se inmola en vísperas de la primavera en un altar que ha sido especialmente preparado para tal fin por un sacerdote. Pero es la misma ave la que enciende el fuego. Al día siguiente, entre las cenizas, una larva aparece que luego se transforma en un pequeño pájaro. En la tercera jornada, otra vez puede reconocerse al Fénix que regresa a su lugar de origen.
Forma parte del simbolismo de la alquimia, por el renacimiento a través del fuego. En efecto, esta ave mitológica, en la leyenda medieval del Fénix, vive en Arabia, pero vuela a Egipto el hogar de la alquimia, para sufrir su muerte ritual y regeneración. En esta versión, se trata de un ave púrpura o roja que al envejecer construye una pira de madera y especias para arrojarse en su interior. Los rayos del sol encienden el fuego y el pájaro aviva la llama utilizando sus alas hasta consumirse en su totalidad. Luego, un nuevo Fénix nace de las cenizas dejadas por el fuego.
Y finalmente, para los primeros cristianos, simbolizaba a Cristo, siendo alegoría de su muerte y resurrección.
Muchos de los relatos mitológicos nos narran y hablan del universo, del origen del mundo, de los fenómenos naturales y de cualquier otra cosa para la que  no haya una explicación simple.

Todos llevamos dentro este Ave Fénix, todos estamos llamados a este morir y renacer en nuestras vidas.

Morir.

Morir entendido como dejar de ser.
Morir al sufrimiento. Morir al ego que nos esclaviza. Morir a todos aquellos apegos que nos impiden experimentar nuestra libertad personal. Morir a todas nuestras creencias limitantes. Morir a nuestros miedos irracionales y sentimientos de culpa. Morir a nuestra negatividad, a nuestra vergüenza, a nuestra resignación. Morir a todos los comportamientos que nos alejan de nuestros sueños.

Morir, morir y morir…para renacer.

Cuando una persona se ha acostumbrado a vivir atrapada en una personalidad determinada, también ha quedado recluida a vivir en una especie de caja, una verdadera prisión.

Renacer.

Sí, renacer para reinventarnos. Para reprogramar la ruta hacia nuestros sueños, hacia una vida plena. Renacer para conectarnos con lo que nos motiva, nos ilusiona y nos hace ser y estar positivos en la vida. Para aprender a perdonarnos. Para conectar con nuestra capacidad de escucha, de autodominio, de sabiduría interior, de liderazgo, de coraje, de compasión, de sentido del humor, de alegría, de serenidad, de libertad, de creatividad y de amor…

Renacer para despertar y desvelar finalmente aquello que realmente somos.

Reinventarse.

Cuando dejamos de identificarnos con el personaje que nos hemos creado, con la definición que hemos hecho de nosotros mismos, podemos acceder a nuevas posibilidades para nosotros y nuestras vidas.

El ir trascendiendo nuestra identidad, nuestro ego, nos permite tener una experiencia totalmente diferente de nosotros mismos y de la realidad. Imagina tu vida como una película, sal del personaje que crees ser. Sitúate como espectador y observa esa película, contempla. Así es nuestra vida, nos hemos creado un personaje, una historia personal y nos ahora nos sentimos seres limitados, atrapados en una vida que no entendemos. Transciende el personaje, contempla con serenidad y ecuanimidad sea lo que sea que ves en la pantalla. Las posibilidades se abren cuando uno despierta a su verdadera naturaleza. Eres mucho más que tus pensamientos, tus opiniones, tus valoraciones, tus emociones y tus comportamientos… pregúntate una y otra vez ¿quién soy yo?

Tal vez el guión ya está escrito, pero la libertad la encontramos en cómo vivimos aquello que nos ocurre y qué hacemos con nuestras experiencias.

Lo más importante es hacerte preguntas que te permitan explorar cosas que previamente ni te habías planteado. Einstein, decía que la clave no es encontrar respuestas a viejas preguntas, sino hacernos nuevas preguntas, preguntas que nunca antes nos hayamos formulado.
Cambiemos nuestras resistencias o resignaciones por aceptación, aprendizajes nuevos y agradecimiento. 


Lourdes Morales
Professional Certified Coach-PCC
Personal, Executive & Team Coaching
Consultora Cabalista
lourdes.coachpersonal@live.com 

4 comentarios:

  1. Transcender el ego, en eso estamos, pasito a pasito cada día poniendo atención. Y que duda cabe que lecturas como esta, ayudan.Gracias.
    Pruden

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Pruden, ese es el camino. Un abrazo.

      Eliminar
  2. ¡Muchas gracias! Me ha servido mucho

    ResponderEliminar
  3. Justo ando en eso y vos lo decis tan clara y sabiamente. Qué loco cuanta gente anda en mi camino! Gracias :)

    ResponderEliminar