19 nov. 2011

NEUROTRANSMISORES Y PERSONALIDAD


La ciencia no para de hacer nuevos descubrimientos sobre el funcionamiento de nuestro cerebro, ¡es fantástico!

La semana pasada  leía un artículo donde se exponía el tema de los Neurotransmisores, me  pareció muy interesante ya que el bienestar de nuestro organismo se mantiene gracias al equilibrio entre varios de estos neurotransmisores pero más interesante es que la dominancia de uno de estos neurotransmisores va a

condicionar nuestra personalidad y nuestro comportamiento en general.

¿Qué es un neurotransmisor?
Son sustancias químicas infinitesimales que se encargan de transmitir la información entre las distintas zonas del sistema nervioso (cerebro, médula espinal y nervios). De todos los neurotransmisores, los más “importantes” son los de nuestro cerebro, por el control que ejercen sobre las neuronas.

Lo que veo  interesante de todo esto es que si se restablece el equilibrio entre estos cuatro neurotransmisores podremos restablecer el equilibrio en el caso de haberlo perdido. Y esto revierte en nuestras vidas en un estado de mayor bienestar, con más energía, peso ideal, aumento de la memoria y del potencial cognitivo, estabilidad, menor ansiedad, tranquilidad y un sueño reparador.

¿Cuáles son estos cuatro “magníficos”?
-         La dopamina, acetilcolina, GABA y serotonina.

Cada uno de ellos tiene sus propiedades y acciones específicas y es posible que la persona tenga déficit o exceso de ellos. Esto es una de las causas de desequilibrios. Vamos a verlos uno a uno:

DOPAMINA: está asociada a las ondas de alto voltaje del cerebro afectando al poder de la mente y del cuerpo.  Si se encuentra a niveles normales nos sentiremos con mucha energía y con los reflejos rápidos.
Las personas que tienen este neurotransmisor dominante son activas, saben lo que quieren y como conseguirlo. Pero con las emociones y los sentimientos no se sienten bien.

  • Cuando se tiene en exceso, su naturaleza puede ser muy intensa, agresiva. La dopamina crea un terreno favorable a la búsqueda del placer así como al estado de alerta, potenciando también el deseo sexual.
  • Si, por le contrario, es deficiente, esta persona se sentirá menos energética, menos poderosa, no podrá pensar con claridad, puede sentirse desmotivado por la vida y depresivo.

ACETILCOLINA: Predispone habilidades para trabajar con los sentidos. Gran creatividad. Regula la capacidad de capacidad de retener información, almacenarla y recuperarla en el momento necesario.
  • Cuando hay un exceso, se está en peligro de dar demasiado de si mismo a los demás o volverse paranoide.
  • Si hay deficiencia, no podrá reaccionar a los estímulos sensoriales, se volverá olvidadiza, irá perdiendo memoria y en casos extremos, llegará a la demencia senil.

GABA (Ácido gamma-aminobutírico): Actúa como freno de los neurotransmisores excitantes que llevan a la ansiedad. Suelen caracterizar a personas calmadas y juiciosas, serias y formales, trabajadoras y organizadas.
  • Este neurotransmisor en exceso, crea dependencia de la pareja y de las figuras de autoridad y dará mucha importancia a los juicios de los demás.
  • Un déficit, hará sufrir trastornos de insomnio y cuando cree que no consigue lo que desea  se vuelve ansioso, nervioso e irritable.

SEROTONINA: Está relacionado con la emoción y el estado de ánimo, tiene un papel importante en conciliar el sueño y la sensibilidad a las migrañas. El cerebro la utiliza para producir melatonina.
Caracteriza a una personalidad muy alegre, vital y con gran sentido del humor. Son personas flexibles con gran capacidad para vivir el momento.
  • En exceso, esta persona se siente inferior, inadecuada, vergonzosa, triste y miedosa.
  • Una deficiencia supone perder la habilidad de recargar su cerebro y esto lleva a la depresión u otros trastornos emocionales. Insomnio, cansancio, incremento de alimentos ricos en carbohidratos, problemas con el control de la ira, el desorden obsesivo-compulsivo y el suicidio.

El método del que habla el artículo para conseguir saber cual es el neurotransmisor dominante, consiste en realizar un protocolo específico de kinesiología.

Bibliografía: Artículo Neurotransmisores y Personalidad, Francisca Nieto.


Lourdes Morales
Coach Co-Active CPCC
Desarrollo Personal, Profesional y de Equipos.

2 comentarios:

  1. Carlos Fernandez Parra22 nov. 2011 14:00:00

    Cortito pero sabroso Lourdes. En tu línea. Me ha gustado mucho. Me encanta lo bien que se lee y entiende todo. Si no es mucho pedir me gustaría que continues con el tema de neurotransmisores, su influencia/actuación sobre las sinapsis y su relación con la PNL

    ResponderEliminar
  2. Tomo nota Carlos a ver si las musas me inspiran para el próximo post. Muchas gracias.

    ResponderEliminar