9 oct. 2011

EL EFECTO PIGMALIÓN: LA PROFECÍA AUTOCUMPLIDA.

Pigmalión fue un rey de Chipre, buscó durante muchísimo tiempo a una mujer con la que casarse. Pero, con una condición: debía ser la mujer perfecta. Frustrado en su búsqueda, decidió no casarse y dedicar su tiempo a crear esculturas preciosas para compensar. Una de ellas, Galatea, era tan bella que Pigmalión se enamoró de ella. La diosa Afrodita, quien, conmovida por el deseo del rey, le dijo "mereces la felicidad, una felicidad que tú mismo has plasmado. Aquí tienes a la reina que has buscado. Ámala y defiéndela del mal". Y así fue como Galatea se convirtió en humana.

En 1988 se llevó a cabo, en la vida real, un experimento denominado Experimento Rosenthal. Rosenthal y Jacobson formarón una clase de colegio con alumnos iguales, sin diferencias intelectuales, todos capaces de realizar la misma tarea con resultados similares (aprobar el curso). A un profesor se le saca de clase, y se le dice qué alumnos tienen una capacidad más elevada de la media, y un gran futuro. También se le dice que ciertos alumnos tienen una capacidad más limitada que la media, y que no llegarán muy lejos. Todo ello en realidad es mentira, pero al finalizar el curso se observa que aquellos alumnos de los que se esperaba un alto rendimiento lo tuvieron, y aquellos de los que se esperaba un bajo rendimiento tuvieron unas calificaciones mediocres.

¿Qué es lo que había pasado?  Ocurrió el efecto Pigmalión. El profesor ha tratado de forma diferente a los alumnos de los que esperaba un alto rendimiento, preguntándoles más en clase, retándoles con desafíos intelectuales. Los alumnos que se consideraban más atrasados se les ignoraba y no eran estimulados. La profecía se ha cumplido.

El efecto Pigmalión es uno de los sucesos que, tanto en el ámbito laboral como en el escolar, social y familiar, pueden ser más productivos o contraproducentes.

Efecto Pigmalión positivo: Se refiere a aquel que produce un efecto positivo en el otro, de forma que afianza el aspecto sobre el cual se produce el efecto, provocando un aumento de la autoestima del sujeto y del aspecto en concreto.

Efecto Pigmalión negativo: Es aquel que produce que la autoestima del sujeto disminuya y que el aspecto sobre el que se actúa disminuya o incluso desaparezca.

Lo que se espera es lo que se recibe, dado que todas las actitudes están enfocadas inconsciente o conscientemente a que se realice. Mis expectativas y la percepción de los demás tiene un impacto directo en su realidad, en su confianza o en su falta de confianza en si mismo. De modo, que ahí tenemos todos nuestros respectivos granos de arena para sacar lo mejor de los demás, pero con coherencia, que no por mucho desearlo la figura de marfil se tornará en nuestra diva de carne y hueso, eso sólo le pasó a Pigmalión… que a fin de cuentas era rey.

¿Somos conscientes de las consecuencias que nuestras creencias y emociones tienen en el desarrollo de los demás?

Lourdes Morales
Coach Co-Active CPCC
Desarrollo Personal, Profesional y de Equipos.

2 comentarios: