25 jul. 2011

LA AVENTURA DE MADURAR



Nada hay más cerca de nosotros que nosotros mismos y nada que nos sea más desconocido que nuestro propio Ser.

Me siento como Alicia en el País de las Maravillas.

Últimamente me estoy regalando grandes aventuras de conocimiento interior y cada vez que las vivo me parece que es el viaje más fascinante que hecho nunca jamás.


De regreso me siento más libre y conciliada conmigo y con la vida, al menos por un rato y quien ha sentido esa sensación sabe del tesoro del que hablo.

Durante estos viajes aprendo que los seres humanos somos algo más que cuerpo. Tenemos vida con su naturaleza más importante: la consciencia. Los seres humanos también somos mente y nuestra mente es muy poderosa.


La mente funciona de forma parecida a los ordenadores. Una programación incorrecta puede ocasionar enfermedades graves y traumas que convierten nuestra vida en algo desgraciado. Por ese mismo principio de programación, podemos programar la mente positivamente para un mejor funcionamiento de nuestra personalidad. Tantas y tantas cosas podemos hacer, cuando conocemos nuestras potencialidades internas, que podemos relegar el sufrimiento al lugar que verdaderamente le corresponde: la nada.


Ahora sé que siempre que quiera tengo un billete para un viaje exclusivo, donde soy la exploradora, la descubridora y la conquistadora.

Me declaro continente a conquistar y me comprometo en cuerpo y alma con esta aventura, explorándome, descubriéndome, madurando en autoconocimiento y así disfrutar de la verdadera libertad.

Dejo las palabras de Osho sobre esta aventura del conocimiento interior:

“La búsqueda del conocimiento personal es muy, muy ardua. Nadie la puede garantizar. Si me preguntas si puedo garantizar algo, yo solo te puedo garantizar una larga aventura, con todas las posibilidades de perderte y no llegar nunca a la meta.

Sin embargo hay algo cierto: la misma búsqueda te ayudará a crecer. Solamente puedo garantizarte crecimiento.

Habrá peligro, habrá sacrificio, cada día te moverás hacia lo desconocido, hacia lo imprevisto y no habrá un mapa que seguir, ninguna guía para seguir. Sí, hay millones de peligros y te puedes perder, te puedes distraer, pero esta es la única forma en la que uno crece. La inseguridad es la única forma de crecer; enfrentar el peligro es la única forma de crecer; aceptar el desafío de lo desconocido es la única forma de crecer.

Llenos de confianza, salimos de la oscuridad del bosque hacia el arco iris de luz. Vamos paso a paso, atraídos por nuestro sentido del asombro, hacia lo desconocido.

Cada vez que nos movemos hacia lo nuevo y lo desconocido con el espíritu confiado de un niño inocente, abierto y vulnerable, incluso las cosas más pequeñas de la vida pueden convertirse en las aventuras más grandes.”


¡Feliz Viaje Aventureros!

Lourdes Morales
Coach Co-Active CPCC
Desarrollo Personal, Profesional y de Equipos.

2 comentarios:

  1. Lu, ya echaba de menos un nuevo post. Me reconfortan y me dan seguridad en mi caminar. Es como si se me despejaran los miedos, les pegara una patada a los monstruos, acabara con mis demonios. El camino es el disfrute, ¿no?, al fin y al cabo nunca terminaremos de caminar, de explorar, y de aprender con todo ello.
    Un besazo, linda, voy a echar de menos tus textos durante las vacaciones

    ResponderEliminar
  2. Estoy totalmente de acuerdo con Tati

    ResponderEliminar