29 may. 2011

¿CUÁL ES TU PERSONAJE?

Desde que nacemos sentimos miedo debido a nuestra vulnerabilidad y extrema dependencia, necesitamos cuidados físicos, materiales y emocionales de nuestros padres. Si de bebés no recibimos el amor y cuidados moriríamos con toda seguridad. Así que de este miedo nace una necesidad que buscaremos durante toda nuestra vida: la de ser queridos infinita, permanente e incondicionalmente.

Cuando el amor, el aprecio, la ternura o el reconocimiento no llegan de la manera, la intensidad o en el momento en que lo esperamos, se instala en nosotros el miedo a no ser queridos, suficientes o valiosos.

¿Y qué ocurre entonces? Nos cerramos o buscamos estrategias vitales, de esta manera vamos creando nuestra personalidad, un disfraz, un muro que nos protege y que nos aísla.

Por un lado tenemos el deseo de abrirnos, de ser nosotros mismos y entrar en profundo contacto con la vida. Por otro, dependemos de ese disfraz, de los roles que configuran nuestra personalidad, los personajes o máscaras detrás de los que nos sentimos seguros.

Quitarse el disfraz es un riesgo aunque no hay trabajo más satisfactorio que irse quitando esas máscaras y mostrarnos tal cual somos.

¿Qué puede ayudarnos a descubrir cual es el personaje que estamos representando? El auto conocimiento y la auto observación son las herramientas que tenemos para entendernos a nosotros mismos.

Os voy a mostrar nueve tipos de personaje diferentes:


1.- EL REFORMADOR
El tipo racional, idealista, de sólidos principios, determinado, controlado y perfeccionista.

2. EL AYUDADOR
El tipo interpersonal, preocupado por los demás: generoso, demostrativo, complaciente y posesivo.

3.- EL TRIUNFADOR
El tipo pragmático, orientado al éxito, adaptable, sobresaliente, ambicioso.

4.- EL INDIVIDUALISTA
El tipo sensible, reservado, expresivo, dramático, ensimismado y temperamental.

5.- EL INVESTIGADOR
El tipo cerebral, penetrante, perceptivo, innovador, reservado y aislado.

6.- EL LEAL
El tipo comprometido, orientado a la seguridad, encantador, responsable, nervioso y desconfiado.

7.-EL ENTUSIASTA
El tipo activo, divertido, espontáneo, versátil, ambicioso y disperso.

8.- EL DESAFIADOR
El tipo poderoso, dominante, seguro de sí mismo, decidido, voluntarioso y retador.

9.- EL PACIFICADOR
El tipo indolente, modesto, receptivo, tranquilizador, agradable y satisfecho.




¿Estás representando alguno de estos papeles?



Lourdes Morales
Coach Co-Active CPCC
Desarrollo Profesional y Personal.

4 comentarios:

  1. Hola Lü, me ha gustado tu post porque me he sentido muy identificado. Ha sido como un viaje de quitarse capas de todos los personajes que he disfrutado, sufrido y aprendido.

    Hoy me queda seguramente mucho que aprender en relación a los que tengo, así que de tu lista el que más me representaba hace 10 años era el número 8 (todo fachada) y hoy me acerco al número 7 aunque tenga de otros números.

    Sea como sea lo importante es sentirse bien y juegues al personaje que juegues SER una persona integral.

    Besos súper compi a ver si te gusta el que he escrito!

    ResponderEliminar
  2. Lo importante de conocer tu personalidad es reconocer cual es el disfraz has elegido para moverte por el mundo. Ningún personaje es mejor que otro. Identificarlo es conocer tu ego y el paso previo a explorar quien eres tú realmente sin ese disfraz.

    Gracias Diego, un besito.

    ResponderEliminar
  3. Lu, con las cuestiones del libro "Encantado de conocerme" me sale que soy mitad 6 y mitad 4, con una pizca de 1.

    Una cosa, ¿por qué dependiendo de la versión los tipos se llaman de diferente manera?

    Tati

    ResponderEliminar
  4. Hola Tati, todos tenemos de todos los números pero la personalidad tiene su base más sólida en uno de ellos, eso es lo que tienes que encontrar cual es el predominante. Luego hay subtipos, alas, etc.
    Los nombres dan igual, unos los llaman por el ego, otros por la esencia.
    El trabajo es sentir cual es el personaje con el que funcionas, aunque siempre encontras cosas de otros números.
    Identificado el ego, es trabajar en reducirlo y dejando que ocupe ese lugar la esencia de tu SER verdadero.
    Un besito.

    ResponderEliminar